Publicado el Deja un comentario

¿Por qué comprar aguacates de la terreta?

Hace casi 10 años que nuestros queridos árboles nos dan aguacates. Desde entonces, nos enfrentamos año tras año a esta pregunta.

¿Por qué comprar los aguacates de la terreta? O dicho de otra forma; ¿Por qué comprar aguacates de proximidad?

La respuesta es compleja, pero a la vez muy simple. Podríamos resumirlo en «Porque son del mismo lugar del que eres tú y eso es lo que tu cuerpo agradece», pero hay cierta información sobre los beneficios del producto local que os queremos compartir.

1 Impacto medioambiental

En primer lugar, hablemos del impacto medioambiental que implica importar aguacates del otro lado del mundo.

No os vamos a mentir, no sabemos exáctamente cuánto contaminan los buques que cruzan el atlántico cargados con frutas, verduras y miles de productos devastando el medio marino, y no, no vamos a daros datos estadísticos de cualquier absurdo estudio que encontremos.

Tan solo paraos a pensar: ¿Es necesario traerlo desde allí cuando hay aquí? Es cuestión de sentido común.

2. La calidad

Los aguacates importados, cuando son cosechados en su país de origen, son de calidad, pero después de viajar durante meses en barco y cerrados en una cámara de frío, esta empeora drásticamente. Por no hablar de que son cosechados suuuuuper verdes para aguantar todo el viaje. La verdad, una lástima.

Los aguacates de la terreta, a diferencia de los importados, crecen con el sol, el agua y el aire de Valencia, nuestra tierra.

Se mantienen en el árbol hasta que alcanzan el momento óptimo para ser cosechados y no tienen que recorrer miles de kilómetros ni pasar por veinte cajones y manos hasta que llegan a tu casa.

3. El tipo de cultivo

Los agricultores de España sabemos muy bien que existen herbicidas químicos y abonos perjudiciales para la salud, básicamente porque las leyes europeas que regulan el cultivo obligan a seguir unas normas muy estrictas para disminuir los problemas que su uso puede acarrear.

No obstante, parece que cuando hicieron las leyes se les olvidó regular algo, y es que los productos que llegan del extranjero no siguen la misma normativa de cultivo, es decir, que aquí en España no se puede abonar con productos perjudiciales para la salud (algo que nos parece maravilloso) pero se hace la vista gorda con cualquier producto que viene del exterior. Vaya, qué fallo.

Lo que queremos deciros con esto es que al consumir producto de proximidad, en cierto modo, te aseguras que no vas a consumir productos químicos no regulados que no deberían estar presentes en los alimentos.

4. La proximidad

Puede que este último punto os resulte muy filosófico, pero os prometemos que es completamente cierto. Las plantas, como cualquier otro ser vivo, generan resistencias y adaptaciones al ambiente en el que viven y se desarrollan.

Esto se traduce en que constantemente están produciendo en sus hojas, tallos, resinas, frutos y flores componentes químicos que les ayudan a sobrevivir en el ambiente en el que se encuentran.

Este proceso les ayuda a volverse más resistentes a la radiación del sol del lugar en el que se encuentra, a la polución del aire del lugar en el que viven, a las características físico-químicas del agua con las que son regadas, etc.

Los animales y los seres humanos, al comer estas plantas, adquieren todas estas resistencias al ambiente que las plantas han generado en forma de compuestos químicos. De este modo, cuando comemos productos locales, que han crecido en el mismo lugar en el que vivimos, obtenemos resistencias frente al sol de nuestro país, la polución del aire de nuestro territorio y las características del agua que bebemos, entre otras.

Conclusión

Estos son los principales motivos por los que desde Aguacates de la terreta recomendamos consumir producto local, no solo aguacates, sino cualquier producto.

Con ello colaboramos a que nuestra tierra siga siendo un lugar próspero, fértil y productivo. Ayudamos a que las personas que viven de algo tan bonito como es la agricultura puedan seguir haciéndolo y sobre todo, disminuimos el impacto medioambiental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.